Estudio Hécate
Changeling El Ensueño

Sir Kenen Ap Fiona

viernes, 29 junio 2012 03:02

En el año 1970, cuando tenia 8 años, sufrió la Crisálida y desde ese momento en que fue encontrado por miembros de la Casa Fiona no ha vuelto a ver a sus padres y ha abandonado cualquier tipo de vida mortal por otra mas llena de Glamour, palacio y corte. Esto ocurrió en Filadelfia, ciudad donde permaneció durante mucho tiempo labrándose una reputación como un sidhe atento y perspicaz. Con el tiempo, sus dotes llamaron la atención de Lady Sierra de la Casa Gwydion que le llevo a Tara Nar donde fue adiestrado por ella en persona creando en él lo que Lady Sierra llama “sus ojos y sus oídos donde ella no llegara”. Lady Sierra quería que Sir Kenen investigara actividad de la Shadow Court en ciudades o lugares donde se sospechara su actividad, principalmente para descubrir infiltrados de este grupo o enterarse de sus planes.

Sir Kenen no recibió un gran adiestramiento en combate en deferencia de aprender a valorar a las personas y ver mas allá de sus meras fachadas. El trabajo de Sir Kenen consistía en informar a Lady Sierra de posibles miembros de la Shadow Court para que ella determinara las acciones a seguir contra ellos y enviar a las fuerzas necesarias para capturarlos o en su caso: matarlos. Este “vasallaje” hacia Lady Sierra es sólo conocido por unos pocos miembros importantes de la Casa Fiona.

Durante muchos años ha trabajado así, consiguiendo algunas capturas algo importantes y así en Boston, desenmascaró a un noble Ailil que, impersonando a un importante consejero Eiluned, había provocado unas revueltas entre los plebeyos en nombre de la Corte Sombría. Fue en Boston, donde su corazón llego a lo más alto para luego caer hasta lo más profundo. Para obtener información sobre el contacto del noble Ailil con los plebeyos rebeldes, se infiltró en el Gran Circo Internacional de Rumania, un espectáculo itinerante que llevaba un tiempo actuando en Boston. Para lograrlo, hizo uso de un poderoso tesoro (la Piedra de Cambio) que le facilitó su patrona para poder disfrazar su Linaje por el de un sátiro. No le fue difícil obtener un trabajo como miembro de los payasos dada su formación como “actor”. Y así, en los ensayos de la tarde en la carpa central vio a la causante del daño que sufriría su corazón: Ilyanna Petronov. Ilyanna (aunque aun no sabía su nombre) era una joven trapecista de origen ruso de una extremada belleza calmada y de pocas palabras. Sir Kenen cayó enamorado al instante, aunque notó que la chica había notado algo raro en él también. Vio que entre los miembros del circo habían unos cuantos kithain que trabajan apartados sin dar mucha importancia al "sátiro". Junto a los malabaristas, descubrió que había un infantil pooka con rasgos de ratón que se le acerco rápidamente al ver su herencia feérica Se le presentó como Igor Petronov y al ver como Sir Kenen seguía mirando a la joven del trapecio le explicó que era su hermana.

Sir Kenen lo comprendió rápidamente: era una kinain, una descendiente de hadas. Sólo así se podía explicar tanta belleza. Sin descuidar su misión original, Sir Kenen dedicó todo su empeño en trabar amistad con Ilyanna y confesarle su amor (lo que implicaba también tratar con el pooka, que no era mal chico después de todo). Y así lo hizo una noche, quitándose el tesoro e Invocando la Fantasía para a continuación, declararla su amor.

Los jóvenes se fundieron en un apasionado acto de amor en un lugar lleno de Glamour. En un par de semanas y con la ayuda de otros changeling del circo, Sir Kenen había localizado al líder de los rebeldes que trabajaba para la Shadow Court. Se trataba del un redcap que trabajaba como cuidador de animales. Sir Kenen dudaba: su trabajo había terminado allí pero el amor que sentía por Ilyanna le hacia querer permanecer en el circo por un tiempo más. Pero ese amor le fue negado cuando en la actuación al día siguiente de informar a Lady Sierra, ocurrió un accidente en el trapecio e Ilyanna murió cayendo sin emitir sonido alguno. Todos los posibles sueños o planes futuros se rompieron para Sir Kenen. Con toda la rabia y pesar que tenía, Sir Kenen investigó la muerte de Ilyanna para determinar si había sido un accidente o si realmente había sido una advertencia de la Shadow Court. Pero no encontró nada que pudiera incriminarlos y no creía al redcap capaz de ser tan sutil.

Cuando los guardias del Duque Local y otros nobles enviados por Lady Sierra capturaron al redcap, también investigaron si la muerte había sido por accidente o un asesinato, pero obtuvieron la misma suerte que Sir Kenen. Este hecho marco profundamente a Sir Kenen dejándole en una depresión muy grande que afectaba a su vida e incluso a su trabajo. Lady Sierra lo había notado y sabía lo que significaba que se muriera el verdadero amor así que le habló de Chicago y de cómo se rumoreaba que la Shadow Court estaba preparando algo gordo allí y cómo parecía un sitio peligroso con mucha Banalidad, etc. Lady Sierra necesitaba que fuera allí y mantuviera los ojos y las orejas bien abiertas y comunicarla toda referencia importante a la Shadow Court... pero sin intervenir y tomando muchas precauciones. El plan de Lady Sierra era "picarle" lo suficiente como para que se tomara esa misión como un reto lo suficientemente importante como para hacerle olvidar (si eso era posible) la muerte de Ilyanna porque de veras le necesitaba para esa misión. Y a priori funcionó, porque Sir Kenen aceptó la misión y se preparó para viajar a Chicago aunque arrancó de Lady Sierra la promesa de que ella personalmente investigaría la muerte de Ilyanna cuando volviera de su viaje a tierras del Conde Vogon. Sir Kenen sería enviado a Chicago por los miembros de la Casa Fiona con la excusa de “proseguir su educación” y “por haber tenido problemas con un asunto de faldas muy escandaloso” (lo típico entre los Fiona). Allí no tendría contacto alguno ni podría informar de su misión a nadie puesto que no se fían de cuan infiltrada puede estar la Shadow Court en esa ciudad. Como siempre, Sir Kenen informaría a Lady Sierra directamente y a su vez recibiría ordenes de ella.

Sir Kenen volvió el circo a despedirse de los amigos (changeling y no, que dejaban allí). Estos apreciaban a Kenen por delatar al redcap ya que les había creado muchos problemas entre ellos y el Duque de Boston, por eso le ofrecían cualquier ayuda que pudiera necesitar. También se reencontró con Igor, el chico (ya de por si Unseelie) había aceptado muy mal la muerte de su hermana y se había convertido en un muchacho conflictivo y rebelde. Creyéndose en deuda con Ilyanna, Sir Kenen le ofreció a Igor la posibilidad de viajar con él a Chicago convirtiéndose Sir Kenen en su mentor y protector. El chico, no sin dudas, aceptó puesto que nada le quedaba en ese lugar y le divertía estar con Sir Kenen. Sir Kenen tras hacerle realizar un Juramento de Lealtad y con la promesa hecha de no contar nada, le reveló su verdadero trabajo y todo acerca de su vida. A partir de ese momento se han hecho inseparables y Sir Kenen confía en poder utilizar a Igor para su trabajo a la vez que le enseña y educa.

De viaje a Chicago, Sir Kenen arrojó la Piedra del Cambio al Lago Michigan siguiendo el consejo de una pitonisa eshu del circo que aseguraba que ese tesoro era el causante de todos sus males.

Pero la mala suerte parecía seguir persiguiendo a Sir Kenen al llegar a Chicago. Puesto que después de presentarse al Duque Liath, la Condesa Selena Ni Fiona y al resto de nobles, recibió un pergamino goblin de Leri, la secretaria boggan y máxima confidente de Lady Sierra en la que le contaba tristes noticias: Lady Sierra tras haber escapado de un secuestro por parte de Lord Vogon, ha desaparecido de camino hacia las tierras de la Reina Laurel. Todo el Cat´s Cradle y otros nobles esta buscándola por toda Concordia y se teme por su vida. Leri le informa a Sir Kenen que debe seguir enviando los mensajes como hasta ahora y que ella le mantendrá informado de cuanto se sepa acerca de Lady Sierra. En el caso de que decisiones importantes, el Cat´s Cradle determinará (mediante una persona no elegida aún) las acciones a tomar.

Nombre: Sir Kenen Ap Fiona
Linaje: Sidhe
Corte: Seelie
Casa: Fiona
Legados: Bumpkin/Beast
Aspecto: Wilder
Atributos: Fuerza 2, Destreza 2, Resistencia 2, Carisma 3, Manipulación 3, Apariencia 4, Percepción 4, Inteligencia 3, Astucia 3
Habilidades: Alerta 2, Empatía 3, Pelea 1, Persuasión 2, Sagacidad 2, Subterfugio 3, Armas de Fuego 1, Etiqueta 2, Interpretación 3, Liderazgo 1, Cultura (Shadow Court) 1, Enigmas 1, Investigación 3, Leyes 2, Política 2 Trasfondos: Título 2 (Sir), Patrón 3 (Lady Sierra), Recursos 1, Aliados 3 (Circo)
Artes: Cronos 2, Viaje 2, Reinos
Fae: 2
Actor: 2
Escena: 1
Glamour: 4
Fuerza de Voluntad: 5
Banalidad: 3
Defecto: Salvavidas (3 puntos)

Descripción mundana: Sir Kenen es un joven de unos veinticuatro o veinticinco años, de complexión delgada.Tiene el pelo rubio corto, ojos marrones y tez clara sin barba. Sus facciones, aunque no demasiado atractivas si son resultonas, en especial la nariz que es respingona. Sir Kenen viste ropa elegante (y algo cara) de modistos italianos. Viste habitualmente con traje negro (a veces usa algun traje azul oscuro) y camisas de tonos claros (blanco, amarillo palido, azul o salmon). En las corbatas es donde se permite el lujo de dar un tono más alegre y menos serio al "uniforme": ositos, calzoncillos, casi cualquier diseño gracioso pero que no destaca mucho. Y zapatos italianos, obviamente.

Descripción feérica: Su aspecto faerico es un poco más delgado y alto que en su aspecto mundano. Su pelo sigue siendo igual de corto pero esta en punta y cambia ligeremante de color altenando con unos tonos plateados y a veces tonos azules. Sus ojos, más almendrados, son de un tono azul muy oscuro con una pupila blanca muy muy pequeña. La piel es suave, de un color rosado sin ninguna mancha ni lunar. Su voile está compuesto de pantalones y chaqueta de estilo renacentista italiano, en tonos burdeos con camisa blanca con muchos encajes. Y una amplia capa de color azul noche e interior burdeos, con ribetes dorados. Todo ello con los brillos y destellos acostumbrados en el voile.

Comentarios (0)

  • ¿Quiéres ser el primero en comentar este artículo?
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!
  • ¡Patrociname!

Recursos relacionados

Cerrar Cthulhu demanda decidiros que éste emplazamiento utiliza cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y si continúas aquí estarás aceptando implícitamente su uso y la condena de tu alma eterna.